Ntra. Sra. La Virgen Dolorosa

Quintanar de la Orden

Procesiona en la mañana de Viernes Santo en la Procesión de los Pasos y el Domingo de Resurrección en La procesión del Resucitado o del Encuentro donde se le cambia el Manto negro por el blanco en señal de Resurrección.

 

En el año 2.009 La Asociación de Viudas de Quintanar de la Orden  nos cede la talla de "La Virgen Dolorosa", aunque durante muchos años la Cofradía venía acompañando a dicha  imagen en la procesión de "Los Pasos" Viernes Santo por la mañana .

 

La imagen se encuentra en la capilla situada debajo del coro de la Parroquia  junto a la Imagen de La Virgen de las Angustias, Titular de nuestra Cofradía.

 

Las conocidas “siete angustias”,” siete dolores”, son un conjunto de sucesos de la vida de la Virgen María, que poseen también origen alemán al igual que el de La Piedad (Claustros de Religiosas del Valle del Rhin) . Fueron instituidos y celebrados por primera vez en 1423 en la ciudad de Colonia por el obispo Teodorico de Meurs, y tenían como objetivo reparar las burlas que los herejes husitas (Bohemia) hacían de las imágenes de Cristo y de la Piedad. 

 

Así todo, aunque su origen haya sido éste, no podría faltar en las devociones y celebraciones cristianas, la trasferencia de la mitificación del dolor y del sufrimiento a la figura femenina. En una religión como la cristiana, en la que el dolor está omnipresente. Frente a la figura del hombre, de Cristo torturado y crucificado, tiene que existir la Madre Dolorosa. Estos son los siete dolores, las siete angustias de María:

 

1º La profecía de Simeón.

2º Huida a Egipto.

3º Pérdida de Jesús en el Templo.

4º Encuentro de María con Jesús camino del Calvario.

5º Agonía y muerte de Jesús en la Cruz.

6 º Descendimiento de Jesús a los brazos de María

7º Entierro de Cristo.

 

Así se completan los “siete dolores”, las “siete angustias”, los “siete cuchillos” que atraviesan el corazón de María. El número de dolores se fue incrementando hasta llegar a alcanzar la cifra de ciento cincuenta, aunque siempre a prevalecido el número “siete” que, verosímilmente, se sostuvo por la trascendencia de dicha cifra en la mayoría de las culturas y en particular en la forma de pensar medieval. Tienen su correspondencia, por ejemplo, con las siete horas del Oficio Divino e igualmente con los siete gozos de María. Como curiosidad, señalar que el número siete se utiliza frecuentemente en la Biblia: en el Antiguo Testamento el número 7 aparece 77 veces.

 

La devoción a los Dolores, a las Angustias de la Virgen María fue extendida especialmente por los Servitas, Orden fundada por siete patricios de Florencia a mediados del siglo XIII. La historia nos

cuenta cómo se reunían estos hombres piadosos y cómo, poco a poco, fue surgiendo la Orden de los Siervos de la Virgen o Servitas, cuyo principal cometido era el meditar sobre la Pasión de Cristo y los Dolores de su Madre

  La historia de nuestra talla se remonta al año 1.940 por el ofrecimiento de la familia Botija Palacios y de Párroco Don Agustín Ramírez, se encargó una imagen de La Dolorosa realizando dos funciones,  de Virgen Dolorosa y de Soledad, cambiando sus manos de posición durante varios años hasta que trajeron una nueva imagen de la Virgen de la Soledad.

 

Procesionaba el Jueves Santo , Viernes Santo y Domingo de Resurrección , siendo llevada a hombros por los empleados de la casa , vistiendo una túnica de color morado y capuchón blanco , que se hicieron para la ocasión .

 

Era vestida por doña Isabel Díaz Marta y por doña Teresa Sánchez Sánchez-Grande.

 

Las Andas fueron traídas de Villanueva de Alcardete  por la misma familia. En 1.994 la imagen pasa a manos de la Asociación de Viudas de Quintanar de la Orden , y es restaurada , y forman La Cofradía virgen de la Dolorosa animadas por el entonces Párroco Don Marcelino Casas.

 

En el año 2.009 La Asociación de Viudas nos cede en propiedad la imagen de la virgen Dolorosa, imagen que desde entonces procesiona sobre las Andas del Cristo de la Columna.

 

En el año 2.014, estreno vestido realizado por la Asociación de Bolilleras de Quintanar de la Orden , y la tela sufragada por la Cofradía.